Semifrío de chocolate y pistachos con corazón de mermelada

semifrío 1

Tiempo de preparación: Difícil de especificar. Cuando lo vayas a preparar asegúrate de tener la mañana o la tarde libre.

Estamos entrando en verano y para este calor nada mejor que un postre bien fresquito, sobre todo si está tan requetebueno como este. No os miento si os digo que desde que lo preparé por primera vez, se ha convertido en mi postre favorito: chocolate, mermelada, helado, galletas…. Se me hace la boca agua de solo pensarlo.

La receta base del semifrío la descubrí viendo Las mejores recetas de Gordon Ramsay que emite canal cocina. El gran problema era que desconocía las cantidades precisas de cada ingrediente, pero el blog de À table! con Carmen  me salvó. Luego convertí la receta básica del semifrío en una tarta semifría (valga la redundancia) perfecta para fiestas veraniegas.

Ahora bien, si lo que queréis es algo sencillo y sumamente rico para disfrutarlo cualquier día de la semana, probad a preparar simplemente el semifrío, sin el relleno y la cobertura. Os aseguro que no os decepcionará.

Ingredientes: (Para 8-10 personas)

-3 huevos enteros medianos

-100 g de azúcar glass

-250 g de chocolate negro

– 1/2 L de nata para montar

-1 vaina de vainilla

-100 g de pistachos pelados

-350 g de mermelada de fresa (Podéis utilizar el sabor que más os guste)

-Galletas maría hojaldradas

Para la cobertura de chocolate:

-180 g de chocolate negro

-200 ml de nata para montar

-40 g de azúcar

-30 gramos de mantequilla

Para decorar:

-Frambuesas

-Hierbabuena

Comenzamos la receta troceando el chocolate negro y derritiéndolo en un cuenco al baño maría.

Mientras se funde, batimos los huevos junto con el azúcar glass hasta que blanqueen, es decir, hasta que obtengamos una mezcla espumosa y clara.

Cuando el chocolate esté fundido, lo retiramos del fuego y lo dejamos templar.

Por otro lado montamos la nata con ayuda de unas varillas y le añadimos las semillas de la vaina de vainilla. Para ello, solo tenemos que realizar un corte longitudinal y superficial a la vaina de vainilla, de tal modo que con el borde no cortante del cuchillo podamos extraer las semillas que guarda en su interior.

Lo último que nos queda para tener listo nuestro semifrío es mezclarlo todo. Comenzamos añadiendo el chocolate a la mezcla de huevos y azúcar. Una vez esté bien integrado lo mezclamos con la nata montada.

Finalmente, pelamos y picamos los pistachos y los añadimos a la mezcla.

semifrío 2

Como podréis ver, la elaboración del semifrío es muy sencilla, sin embargo la cosa se complica un poco a partir de ahora. Pero vamos, no os asustéis que si yo con lo patosa que soy conseguí que me quedara bien a la primera, estoy segura de que a vosotros os saldrá de lujo. Así que como diría mi abuelo: Despacito y buena letra:

1.- Forramos el molde que vayamos a emplear con papel film.

2.-Vertemos la mitad de la mezcla del semifrío y metemos el molde en el congelador durante 30-40 minutos. El resto de la mezcla la reservamos en el frigorífico.

3.- Pasado este tiempo, sacamos el molde del frigorífico y comprobamos que el semifrío ya está cuajado. Repartimos la mermelada sobre éste como si se tratara de una tostada (Pero con cuidado, que esto es bastante más delicado que una rebanada de pan Bimbo).

4.- Congelamos de nuevo durante otros 30 minutos.

5.-Volvemos a sacar el molde de la nevera y añadimos el resto de la mezcla del semifrío que teníamos guardada en el frigorífico.

6.-Cubrimos la base con galletas maría. En mi caso, como el molde que usé era rectangular, partí las galletas a la mitad para obtener un borde recto con el que recubrir por completo la base de nuestro semifrío.

7.-Metemos otra vez en el congelador pero esta vez durante unas 3 horas.

semifrío 4

Lo último que nos queda por preparar es el glaseado de chocolate. Para ello colocamos en un bol la nata y el azúcar. Cuando se haya disuelto el azúcar y la mezcla comience a calentarse, añadimos el chocolate troceado y la mantequilla. Removemos hasta que el chocolate se funda y nos quede una mezcla fina y homogénea.

Para terminar, sacamos nuestro semifrío del congelador y lo desmoldamos. Lo colocamos sobre una rejilla y lo bañamos con el glaseado. Finalmente lo pasamos a la bandeja en la que lo vayamos a servir y decoramos.

Ahora os dejo un truquito para hacer este último paso un poco más sencillo. Cogemos la bandeja que vayamos a usar para emplatar. Recortamos cuatro rectángulos de papel de plata de la longitud de los lados de la bandeja y la forramos. Desmoldamos el semifrío sobre esta. Ahora tendremos nuestro postre sobre una capa de papel de plata, que podremos retirar tras haberlo bañado con el glaseado y la bandeja nos quedará limpio inmaculado. Decoramos.

Metemos de nuevo en el congelador hasta 10 minutos antes de servir, momento en el cual lo pasaremos al frigorífico.

Como habréis comprobado el proceso es un poco engorroso, pero os prometo que hacerlo es muchísimo más fácil que explicarlo. Así que si os animáis a prepararlo, no os olvidéis de contarme que tal os ha quedado.

logo