Atún con tomate

Atún con tomateTiempo de preparación: 40 minutos

El atún rojo es un manjar exquisito que deberíamos incluir en nuestra dieta. El 12% de grasa que posee su carne lo hace una gran fuente de omega-3, por lo que es ideal para prevenir enfermedades cardiovasculares. También posee muchas vitaminas liposolubles y minerales. La pena es que no todo son ventajas. Este pez contiene gran cantidad de purinas las cuales al ser metabolizadas producen ácido úrico empeorando la enfermedad de gota. Además debido a su gran tamaño y su larga vida, 15 años aproximadamente, acumula mercurio, un metal pesado tóxico. Esto no quiere decir que lo eliminemos completamente de nuestro menú semanal, sino que restrinjamos su consumo. La clave es: Nunca te atiborres de nada. Aquí os dejo un enlace a la página de la FDA donde podéis comprobar los niveles de mercurio de cada especie.

Desde un punto de vista culinario este no es uno de los pescados más fáciles de cocinar, ya que sin experiencia con él tenemos muchas papeletas de que se nos quede seco. Si lo hacemos a la plancha, la clave está en dorarlo por fuera pero que el centro siga un poco crudo. Aunque como siempre esto va en función de gustos.

Esta receta es ideal como toma de contacto, ya que a parte de ser más que facilísima, la salsa puede enmascarar cualquier pequeño fallito.

atun

Ingredientes: (Para 3 personas)

.-3 filetes de atún

-650 gramos de tomates maduros o 1 bote de tomate triturado natural ecológico  (yo suelo utilizar la marca Carrefour)

-1/2 cebolla

– 1 o 2 diente de ajo

-AOVE

-sal

-Pimienta

-Orégano

.

Primero tenemos que picar la cebolla a gajos grandes y machar uno o dos dientes de ajo. Los ponemos a sofreír en una olla. Pasados unos minutos agregamos una pizca de orégano y el tomate triturado. En caso de que utilicemos tomates enteros tendremos que lavarlos, pelarlos y luego rallarlos antes de ponerlos al fuego. Esto dependerá únicamente del tiempo que dispongamos puesto que en cualquiera de los dos casos el resultado será excelente. Dejamos reducir la salsa durante unos 20 minutos a fuego medio.

.

Cuando veamos que la salsa ha espesado añadimos el atún. Lo dejamos cocer durante 8 o 9 minutos y listo. ¡Más fácil imposible!

logo

Anuncios

La clave del éxito de una dieta: el IG

Muchas veces cuando comenzamos a seguir una dieta y no obtenemos los resultados esperados, nos desilusionamos y nuestro primer impulso es tirarlo todo por la ventana y comernos ese pastel de chocolate tan rico que venden en la tienda de la esquina. ERROR.  La mayor parte de las veces las dietas no funcionan no porque no le pongamos interés, si no porque realmente no conocemos algunas claves básicas.

Uno de los puntos fundamentales que debemos conocer antes de ponernos a régimen es el índice glucémico. Este mide el efecto de los alimentos en los niveles de glucosa en sangre, de tal modo que cuanto mayor sea el IG más rápido y mayor será el incremento de esta. Esta velocidad va a depender de varios factores, que esencialmente se resumen en: Cuanta más fibra, grasa o proteína contenga un alimento, menor será su IG. Además tenemos que tener en cuenta que la manera de prepararlos también influyen.

 ¿Qué es lo que ocurre cuando tomamos algo con un índice glucémico muy elevado ?

Bollería
Foto tomada por Juanedc

Al tomarnos un bollito relleno de chocolate nuestro nivel de glucosa en sangre se dispara y nuestro páncreas comienza a segregar insulina en grandes cantidades para poder hacer frente a toda la glucosa que corre por nuestras venas. Durante este tiempo nosotros nos sentimos satisfechos y felices por el bollito tan rico y calentito que nos hemos zampado.

Al cabo de pocas horas la insulina a logrado que nuestro nivel de azúcar disminuya; sin embargo este no vuelve a la normalidad, sino que cae en picado y sufrimos una hipoglucemia. Cuando esto sucede nos volvemos a acordar de los pastelitos y los helados, y sentimos una necesidad imperiosa de reponer el azúcar que nos falta, cayendo en un círculo vicioso complicado de romper.

Si nos mantenemos durante un tiempo dentro de este círculo, es más que probable que nuestras células incapaces de quemar en condiciones toda el azúcar que le proporcionamos, la acaban convirtiendo en tejido adiposo que se acumulará irremediablemente en nuestra barriga.

Por todo esto es importante que si tenemos que elegir entre dos alimentos con una composición parecida, nos decantemos por el de menor IG.

Potaje de judias exprés

Tiempo de preparación: 35 minutos

Qué hay mejor que poder disfrutar de un buen potaje calentito un día de mucho frío. Pocas cosas… Eso sí, este es un lujo no al alcance de todos y no precisamente porque el precio del kilo de judías esté alcanzando al del kilo de angulas, si no porque tener tiempo es fundamental. Lo peor viene cuando después de todo el esfuerzo, dedicación, cariño y tiempo que hemos invertido en nuestro potaje se nos quedan todas las judías como piedras o por el contrario nos hemos pasado de cocción y se han deshecho todas. ¡Sorpresa!

Pero no os desaniméis, como en la guerra y en el amor, en la cocina todo vale cuando se habla de poder disfrutar en la mesa. Así que estad atentos y tomad nota de este pequeño truquillo, pero shhh… no se lo contéis a nadie.

NutritionLabel

Ingredientes: (Para 3 personas)

-1/2 de pimiento verde de asar

-1/2 de pimiento rojo

-1/2 cebolla grande

-1 diente de ajo

-1 vaso de caldo de pollo o de carne

-1 hoja de laurel

-1/2 cucharilla de pimentón dulce

-1 vaso de agua

-2 tomates pequeños

-350 gramos de alubias de bote

-AOVE

-Jamón o carne (Opcional)

..

Lo primero es picar en dados medianos la cebolla, el ajo, los tomates y los pimientos. En una olla ponemos a pochar la cebolla con un poco de aceite. Cuando veamos que está dorada añadimos el resto de verduras y rehogamos durante unos minutos. Cuando hayan cogido color añadimos el caldo de pollo junto con medio vaso de agua. Agregamos también el pimentón y el laurel. Lo dejamos cocer durante unos 15 minutos.

.

A continuación sacamos la hoja de laurel y con ayuda de una batidora de mano pasamos las verduras sin que lleguen a convertirse en una papilla. A mí personalmente me gusta encontrarme algunos trozos de verdura en el caldo. Volvemos a meter la hoja de laurel. Ahora tenemos que añadir las alubias pero antes de hacerlo las enjuagaremos con agua, con este paso conseguimos eliminar el sabor a conserva. En este paso es cuando podemos añadir jamón a tacos o algo de carne cocida. Finalmente dejamos cocer otros 10 minutos, sin remover mucho para evitar que se deshagan las judías.

Et voilá!

logo