KaffeeHaus, visita indispensable para golosos

Fuente: http://www.kaffeehaus-lisboa.com/
Fuente: http://www.kaffeehaus-lisboa.com/

Es un pequeño restaurante y café austriaco situado en el corazón de Lisboa, en el cual podemos degustar unas tartas increíbles. A parte de la carta de postres, podemos disfrutar de un agradable almuerzo o brunch. En la carta, cada especialidad está escrita en su lengua originaria, lo que hace que la experiencia sea aún más gratificante. Además el servicio es muy amable y los precios son razonables en comparación con la calidad.

En definitiva, una visita indispensable para los amantes de los dulces y el café.

KaffeeHaus
Sachertorte € 3.90 (Tarta sacher servida con nata montada)
KaffeeHaus
Himbeer-Apfel-Tarte mit Mandelhobel € 4.20 (Tarta de frambuesa y manzana cubierta de almendras laminadas)

 

Dirección: Rua Anchieta 3, 1200-023 Lisboa, Portugal

Página web: http://www.kaffeehaus-lisboa.com/

Teléfono: (00351) 210 956 828

Anuncios

¿Pasta de harina refinada? No, gracias.

Pasta procedente de harinas refinadas

La pasta es un plato que todos consumimos al menos una o dos veces a la semana. Sin embargo hay muchas personas que consideran que es un alimento prohibido para aquellos que desean perder peso. Como sabéis me encanta investigar estas cosas y descubrí un artículo muy interesante, que aquí os resumo.

La pasta procedente de harinas refinadas tiene tantos detractores debido principalmente a su elevado índice glucémico (entre el 60 y el 70 % de su constitución es almidón). Esto la convierte en una fuente de calorías vacías y en una de las principales causas de que nuestro apetito aumente. Si quieres saber más sobre el IG y su relación con las dietas pincha aquí.

Además, al eliminarle al grano el salvado y el germen, su contenido en fibra, vitaminas y minerales se ve reducido. Lo mejor de todo es que para conseguir una pasta de color claro y uniforme, a veces, se emplean productos tóxicos que acaban generando aloxano, una sustancia que daña al páncreas provocando obesidad y diabetes.

A pesar de todo no es necesario que os llevéis las manos a la cabeza y os lamentéis por no poder volver a tomar pasta, pues radicalizar las cosas es lo peor que podemos hacer. Comer pasta blanca una o dos veces a la semana, teniendo en cuenta que la ración indicada por persona son entre 60 y 70 gramos, no le hace daño a nadie. Obviamente, siempre y cuando no tengamos algún tipo de régimen de comidas especial o alguna prescripción médica.

La buena noticia es que existe la pasta integral y que cada vez se puede encontrar con mayor facilidad en los supermercados. Este tipo de pasta se digiere más lentamente, haciendo que el nivel de glucosa en sangre sea constante y no se den picos de azúcar. Esto se traduce en una sensación de saciedad más prolongada en el tiempo. Otro dato a su favor es que su aporte calórico es menor y la fibra que contiene ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Eso sin contar con todas las vitaminas y minerales que nos aporta.

Por último si ya queremos un alimento redondo podemos escoger pasta integral ecológica libre de pesticidas y productos químicos.

Eso sí, cuando vayas a la compra asegúrate de que en el envase (es muy importante fijarse en las etiquetas de los productos) está indicado que contiene el grano de trigo entero y no está simplemente enriquecida con fibra.

Por último y más importante de todo es que recordéis que la moderación y el equilibrio son la clave de una dieta saludable, así que no olvidéis dos puntos fundamentales.

1.- A pesar de que la pasta integral nos proporciona beneficios que no conseguiríamos con la pasta tradicional, no podemos dejarnos engañar y pensar que es un producto bajo en calorías.

2.- No eliminéis los carbohidratos de vuestra vida pensando que así adelgazaréis, ya que son uno de los pilares fundamentales de una dieta equilibrada. Solamente tenéis que optar por opciones más saludables como la integral.

Un último consejo, si podéis elegir, los carbohidratos es siempre mejor comerlos en el almuerzo. ¡Qué tengáis un buen día y disfrutéis al máximo de la pasta integral!

logo

Sinal Vermelho, un acogedor restaurante en el centro de Lisboa

El Barrio Alto de Lisboa está repleto de restaurantes. Mires hacia donde mires podrás encontrar un velador alegremente decorado. Sin embargo, muchos de ellos caen en la tentación de empapelar sus puertas con las fotos de los platos combinados que ofrecen y,  esto que puede ser muy útil para algunos extranjeros, resta muchos puntos al restaurante en lo que a apariencia concierne, lo cual no significa que sus platos tengan menor calidad.

Una de las principales dificultades de probar la gastronomía típica en un país extranjero es poder diferenciar los buenos restaurantes de aquellos que únicamente buscan engañar a los turistas con supuestos “platos regionales”. Por esto, siempre me gusta comprobar las críticas de cada lugar antes de sentarme en una de sus mesas. Esta vez me decidí por visitar el restaurante  Sinal Vermelho y la verdad es que no me decepcionó.

Cuenta con una pequeña terraza la cual nos permite impregnarnos  del ambiente característico del barrio, además de disfrutar de la velada acompañados de nuestras mascotas. La decoración es sencilla  y no le resta protagonismo a los platos, los cuales cobran especial relevancia, sobre todo teniendo en cuenta sus dimensiones. Una vez sentados, comienzan trayendo unos aperitivos con muy buena pinta: una cesta con pan y dos platos con quesos típicos de la zona. Esta costumbre no es muy extraña para los que vivimos en ciudades donde las tapas se regalan con la bebida; sin embargo en Lisboa esto no ocurre así. La tradición, por así decirlo, consiste en traer a los clientes unos inocentes, y para nada baratos (pueden llegar a rondar los cuatro euros), tentempiés. Y teniendo en cuenta que normalmente no suelen avisarte de estos costes extras, el que el camarero nos avisara de que solamente se nos cobrarían si las consumíamos, me pareció todo un detalle.

Como entrante decidimos pedir una trilogía de tapas típicas: pulpo con vinagreta, unas tortillas de bacalao, muy sabrosas, y  embutidos típicos de la zona.

Luego nos decantamos por tres platos principales: Bacalhau a Lagareiro, arroz con sardinas y carne a la alentejana. Una de las cosas que más llama la atención de este lugar, son las impresionantes dimensiones de los platos, que hacen que sea imposible quedarse con hambre.  La carne estaba especialmente jugosa y tenía un sabor exquisito, al igual que los otros dos platos.

Sinal Vermelho

Sinal Vermelho

Sinal Vermelho

El personal, muy agradable y siempre atento a las necesidades de los clientes, sabe deslizarse con delicadeza entre las mesas, creando un ambiente extremadamente  encantador.

Dirección: Rua das Gáveas 89, Lisboa 1200-206, Portugal 

Pescado en salsa

Pescado en salsa
Tiempo de preparación: 25 minutos

El pescado blanco es una gran fuente de vitaminas y grasas saludables, además de ser bajo en calorías. La merluza en concreto aporta aproximadamente 70 kcal por cien gramos. Sin embargo, a diferencia del pescado azul, comer pescado blanco a la plancha puede volverse aburrido o incluso tedioso para algunas personas; es por ello que esta receta va dedicada a todas aquellas personas que, como yo, necesiten una salsa que les alegre el plato.

NutritionLabel (1)

Ingredientes: (Para tres personas)

-9 lomos de merluza

-1 cebolla grande

-2 tomates grandes

-2 dientes de ajo

-un manojo de perejil

-1/2 vaso de jerez

Comenzamos picando la cebolla y el ajo. Pelamos el tomate y lo cortamos en láminas. En una cazuela ponemos en capas: aove, cebolla, tomate, ajo, el perejil y por últimos los lomos sin piel.

Para retirarles la piel, en caso de que estén congelados, los ponemos bajo el grifo de agua templada durante unos segundos y con ayuda de un cuchillo levantamos un poco la piel. Luego con decisión tiramos enérgicamente de ella.

A continuación agregamos el vino de Jerez junto con un vaso de agua. Lo llevamos a ebullición y dejamos que se cueza durante unos 10 o 15 minutos. Este tiempo está calculado cuando utilizamos pescado congelado, en caso de que esté fresco este tiempo será menor.

Pasado este tiempo retiramos el pescado y pasamos lasalsa con la batidora de mano. ¡Y a disfrutar!

logo

Tataki de atún

Tataki de atún
Tiempo de preparación: 10 minutos + 24 horas de espera

Ya os he hablado en otra entrada de las propiedades del atún y hoy comprobaremos que además de beneficioso también es muy versátil. Podemos encontrar innumerables platos en los que se le utiliza como ingrediente principal, desde tostas y pintxos, a pasteles, o a diferentes tipos de sushi como el sashimi-cortado en finas láminas- sushi-enrollado con arroz y envuelto en algas nori- o nigiri– colocado encima de una bola de arroz.

Hoy haremos un delicioso tataki para el cual marinaremos el atún en una salsa de vinagre y jengibre y luego lo tostaremos muy ligeramente, para que el resultado sea un pescado casi crudo. Es por ello que es muy importante que el atún haya sido previamente congelado durante al menos 48 horas, en caso contrario correríamos el riesgo de contraer anisakis (Y no queremos que nadie acabe en el hospital).

La receta la encontré en el blog de Bizcochela y he de reconocer que estaba para chuparse los dedos.

NutritionLabel

Ingredientes: (Para tres personas)

-3 filetes de atún de 2.5 cmde grosor

-semillas de sésamo

-100 ml de salsa de soja

-50 ml de vinagre de Jerez

-2 cucharaditas de azúcar moreno

-1 cucharadita colmada de jengibre (un poco a gusto del consumidor)

En una fuente de cristal mezclamos la salsa de soja, el vinagre de jerez, el azúcar moreno, el jengibre rallado o picado y una cucharadita de semillas de sésamo. Sumergimos los filetes de atún en la marinada y los masajeamos sutilmente. Dejamos reposar en el frigorífico durante 24 horas.

Pasado este tiempo, ponemos un poco de aceite de oliva (AOVE) a calentar en la sartén. Mientras tanto pasamos los filetes de atún por un cuenco con semillas de sésamo, como si estuviéramos enharinando filetes, luego los freímos durante 50 segundos por cada lado.

Et voilà!

logo